Las 4 cosas sin las que no salgo a correr

9:00 Lady Fitness 0 Comments



Llevo ya desde el pasado octubre entrenando de cara a la Media Maratón de Madrid (EDP Rock 'N' Roll Madrid Marathon) que se celebrará el próximo 24 de abril. Un reto nada sencillo para mí, que correr no me ha emocionado demasiado hasta hace cosa de un par de meses (puedes ver cómo presenté mi reto aquí y cómo fueron mis entrenamientos durante los tres primeros meses aquí).

Ahora quedan solo 90 días para la gran cita y estoy siguiendo un plan de foroatletismo.com para bajar de las dos horas en el Medio Maratón. Aunque mi reto inicial era simplemente terminar la carrera, poco a poco me he vuelto un poco más ambiciosa en este sentido, y creo que seré capaz de hacerla en menos de dos horas si entreno bien.

Hay cuatro cosas que se han vuelto imprescindibles para mí a la hora de salir a correr, y sin ellas no voy a ningún sitio. Estos son mis must's al salir a entrenar:

Mi mejor amigo: el pulsómetro

Lo más importante para mí. Al principio simplemente con saber los kilómetros que recorría y el tiempo que hacía me sobraba y me bastaba (lo hacía a través de la app Runtastic), pero según ha pasado el tiempo, y sobre todo después de hacerme una prueba de esfuerzo que determinó exactamente cuáles son mis zonas de entrenamiento, el pulsómetro no se separa de mí en ninguna salida.

Actualmente estoy utilizando el TomTom Runner Cardio: un reloj GPS con pulsómetro integrado del que hablaremos con más detenimiento en otro post. El pulsómetro está integrado en la muñeca, lo que lo hace muy cómodo a la hora de salir a correr. Para mí se ha vuelto el accesorio fetiche, no solo para controlar mis pulsaciones, sino para entrenar de forma correcta y maximizar los resultados.

Adiós al dolor con las plantillas

Si hubo algo que marcó un antes y un después en mi forma de correr, eso fueron las plantillas. Me las hice en Podoactiva (en la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja) tras un examen biomecánico de la pisada, y están hechas expresamente para mí a través de tecnología 3D. Además, cada X tiempo voy a consulta para que me las ajusten si fuera necesario y para comprobar si he hecho los ejercicios de técnica de carrera que me indicaron en su día para aprender a correr mejor (en la última revisión el doctor me dijo que había mejorado un montón, good for me!).

He pasado de no poder correr cuesta abajo o de tener que parar por el dolor en alguna ocasión a hacer tiradas largas (la más larga hasta ahora ha sido de 19 kilómetros) sin molestias en las rodillas. Una buenísima inversión si os planteáis dejar de correr por las molestias que os puede ocasionar.

¡Dale al play con los cascos bluetooth!

Ya hemos repasado las cosas realmente importantes, pero los cascos bluetooth y la música para mí son indispensables a la hora de salir a correr (si salgo sola, como es la mayoría de las veces). Antes siempre había entrenado (sobre todo en sala) con cascos clásicos con cables, y la verdad es que los cascos bluetooth han sido todo un descubrimiento: no más líos de cables, no más andar ajustándolos a la oreja cada dos por tres. Muy cómodos y de fácil manejo en general.

Los primeros que tuve fueron unos Energy BT Sport: la verdad es que los compré porque eran los que mejor estaban de precio en ese momento (alrededor de 45 euros en la Fnac), me gustaba el diseño y eran muy ligeros. Me han dado muy buen resultado: duraron unos dos años, usándolos prácticamente todos los días. Los cargaba, como mucho, una vez a la semana y no se escuchaban mal.

En diciembre de 2015 me pasé a los Mpow Cheetah (los tenéis en oferta en Amazon por 18,99 euros, un chollo) y van muy bien: se nota una mejor calidad de sonido, no se mueven nada de nada (ni con el sudor que generamos al correr) y los cargo más o menos una vez cada dos semanas. Si estáis pensando en adquirir unos, os los recomiendo.

Manos libres con el cinturón de running

Sí, yo era de las que salía a correr con el móvil en una mano y las llaves en la otra. Esto fue así hasta que, creo recordar que en el mes de septiembre, me pegué una galleta considerable mientras iba corriendo para entrenar en la Casa de Campo, y salieron las llaves disparadas por una lado, el móvil por otro (se desmontó por completo) y, por llevar las manos ocupadas, no pude protegerme de la caída y me comí la acera, literalmente.

Llevaba ya un tiempo pensando en comprar un cinturón para salir a correr, pero ese fue sin duda el punto de inflexión. El que yo utilizo es un KSIX que compré en Laister (15 euros), muy sencillo pero que cumple la función perfectamente: yo suelo llevar las llaves, el móvil, el DNI y un billete de metro o unos euros (por lo que pueda pasar) y cabe todo perfectamente. No se mueve nada y es muy discreto. El único contra que tiene es que es talla única y yo lo tengo que apretar a tope: para que no se ensanche con el traquetreo de la carrera le he puesto un alfiler que evita que se mueva, y todo perfecto. Si queréis ver qué otras opciones tenéis, podéis echar un ojo a este post que escribí en Vitónica.

Y con estas cuatro cosas ya estoy lista para salir a correr, ¿cuáles son vuestros indispensables para entrenar?

Imagen | Pexels

0 comentarios: