¿Qué he aprendido en 3 meses preparando la Media Maratón?

9:48 Lady Fitness 0 Comments


¿Os acordáis de que os conté que desde el mes de octubre estoy preparando mi primera Media Maratón? Parece mentira, pero ya han pasado los tres primeros meses desde que comencé. Han sido tres meses duros en los que he mejorado mucho, sin duda, pero también en los que ha habido momentos para olvidar. Aquí tenéis un pequeño balance de lo que ha sido este primer trimestre entrenando para la media.

Primer mes: cogiendo fondo

El mes de octubre lo dediqué sobre todo a ir cogiendo fondo para asegurarme de que podía correr todos los kilómetros que necesito para cubrir la prueba. Ya había participado en carreras de 10 kilómetros alguna vez, así que sabía que el cuerpo aguantaba: el primer día que salí cometí mi primer error, que fue el de ver si efectivamente seguía pudiendo correr 10 kilómetros seguidos. No lo hagáis, no empecéis de sopetón. Los hice en 01:05:38 (tortuga power!) y acabé reventada. Primera lección: progresión.

Como os digo, el primer mes lo dediqué a ganar un poco de fondo: sí es cierto que tengo buena capacidad aeróbica, puesto que durante muchos años he dado clases con base musical (spinning, step, aerobic, aerodance...) que me han permitido ganar resistencia, y lo que realmente me falta es velocidad. Comencé poco a poco y fui aumentando kilometraje.


Segundo y tercer meses: ganando velocidad

A partir del segundo mes comencé a incluir series y fartleks en mi entrenamiento, con vistas a ser más rápida, y la verdad es que estoy muy contenta con los resultados. en el último 10K que he hecho casi consigo bajar de 00:56:00, que era mi objetivo, así que mejor no me podría ir.

Todas las semanas salgo a correr por lo menos tres días, y uno de ellos siempre lo dedico bien a series cortas o bien a hacer fartlek. El otro lo dedico a carrera continua un poco más rápido de mi ritmo habitual, y el último a una tirada un poco más larga. Y lo combino siempre con trabajo de Pilates y Yoga, una gran ayuda para los músculos.

¿Qué he aprendido en estos tres meses?

Lo primero, y creo que lo más importante que he aprendido, es la importancia de la progresión: no puedes plantarte un día y decir "venga, hoy corro 19 kilómetros" así, de sopetón (sí, también lo he hecho, soy muy cabezona) porque después pagas las consecuencias, generalmente en forma de dolor o de agujetas mortales.

Lo segundo que he aprendido es a trabajar de forma eficiente con un pulsómetro: después de realizarme una prueba de esfuerzo (de la que os hablaré más adelante) ya sé dónde están exactamente mis zonas de entrenamiento, y con el pulsómetro sé cuándo me encuentro en cada una de ellas y a cuántas pulsaciones debo correr para mejorar mi velocidad. La inversión en un pulsómetro y en una prueba de esfuerzo es algo que agradeceréis cada vez que salgáis a entrenar.

La tercera cosa que he aprendido, y la he aprendido a palos, es a respetar la carrera y a hacer caso a mi cuerpo. Desde el episodio de la deshidratación en la carrera de Aranjuez le tengo mucho más respeto a cualquier distancia, por pequeña que sea, y ya no pienso que puedo con todo lo que me echen. Si me encuentro mal o rara, me paro sin problemas: no tengo que demostrarle nada a nadie, y por supuesto mi salud está por encima de esto.

En resumen: he mejorado mucho, de hecho estoy bastante sorprendida, pero todavía queda mucho camino por andar (por correr, en este caso). A partir de ahora, haré más series e iré incorporando tiradas más largas para llegar a punto al día D.

Imágenes | Pixabay  

0 comentarios: