Lo que no (y lo que sí) debes hacer para volver a tu peso tras la Navidad

9:00 Lady Fitness 0 Comments


Para muchos la Navidad, además de dejarles un montón de regalos y de buenos momentos vividos con la familia, también les deja unos cuantos kilos de más. Enero es el mes por excelencia de los buenos propósitos: volver a hacer ejercicio, apuntarnos al gimnasio, empezar a correr, perder esos kilitos que hemos ganado a base de turrón... ¿Qué es lo que tienes que hacer para volver a nuestro peso después de la Navidad?

Di NO a las dietas detox


Desde hace unos años, las dietas detox son las reinas después de las Navidades, alegando en su defensa que después de haberte puesto hasta arriba de roscón y de turrones lo que necesitas ahora es desintoxicar tu organismo a base de batidos de plantas y hortalizas. De este modo eliminas las toxinas que se han acumulado en tu cuerpo durante todos estos días y pierdes el peso que has ganado.

Nada más absurdo que esto. Por un lado, el cuerpo no necesita de ayudas externas (mucho menos de batidos) para eliminar toxinas: los riñones son los encargados de ese cometido, y realizan su función de forma normal, con o sin batidos. Por otro lado, este tipo de dietas prometen resultados rápidos en poco tiempo, una de las premisas de las dietas milagro: seguramente perderás peso, pero serán líquidos, no grasa. Líquidos que recuperarás en cuanto vuelvas a beber.

Lo que me parece más alarmante en cuanto a este tipo de dietas es que fomentan comportamientos muy arriesgados en cuanto a los hábitos alimenticios. Sus anuncios sugieren, aunque no lo digan explícitamente, que podemos comer lo que nos dé la gana durante cinco días si después durante otros dos nos "purgamos" y consumimos sus batidos. "Como lo que quiero y luego paso dos días sin comer casi nada" es una conducta alimentaria peligrosa que nos puede llevar a problemas mucho mayores.

¿Qué hago para volver a mi peso?


Nada nuevo, no te voy a descubrir América: vuleve a tus antiguos hábitos alimenticios (mejóralos si fuera necesario), realiza actividad física de forma regular y descansa de forma adecuada. Y sobre todo ten paciencia y sé constante: los cambios no ocurren en dos días, sobre todo si lo que buscas son cambios duraderos.


Algunos tips que te pueden ser de ayuda:

- Asegúrate de que te mantienes correctamente hidratado: ten siempre a mano una botella de agua y bebe pequeños sorbos antes de tener sed. Unos dos litros de agua al día (puede cambiar en función de la persona) suele ser el consumo ideal.
- Prepara platos con base de verduras y hortalizas: son alimentos poco calóricos pero muy saciantes, además de aportarnos una buena cantidad de vitaminas y de fibra. Pero no te limites a comer solo eso: asegúrate de que el aporte de grasas, carbohidratos y proteínas es el adecuado para tus necesidades.
- Muévete más: el comienzo del año es el momento perfecto para proponernos ser menos sedentarios y más activos. Programa un largo paseo por las tardes, ve al trabajo caminando o en bicicleta, sube por las escaleras en lugar de coger el ascensor... En resumen, ¡muévete!
- Practica un deporte nuevo: ¿haces siempre lo mismo cuando vas al gimnasio? Es el momento de probar un deporte nuevo que te pueda enganchar para el resto del año. Si solo corres, prueba el Pilates. Si pasas las horas en la sala de fitness, quizás puedes probar una clase colectiva divertida. No caigas en la rutina desde el primer mes del año.

La mejor defensa es un buen ataque

Ya no puedes cambiar lo que has hecho durante estas Navidades, pero sí puedes cambiar la forma de afrontar las del año que viene. Comer con moderación y no cambiar nuestra rutina de alimentación salvo en las ocasiones especiales, continuar practicando ejercicio físico y descansar de forma correcta el próximo año te ahorrarán una cuesta de enero demasiado dura.

Imágenes | Pixabay  

0 comentarios: