5 sencillos cambios para ser más saludable

10:00 Lady Fitness 0 Comments


Llevar una vida saludable es una carrera de fondo, no un sprint. En otras palabras: ser más saludable se consigue realizando pequeñas acciones cada día, no yendo al gimnasio dos horas un día a la semana. Por eso es muy importante que te fijes en las pequeñas cosas que haces cada día y que te preguntes si estas te encaminan a una vida más saludable. ¿Qué importa que salgas una hora a correr si las 23 horas restantes te las pasas sentado frente a una pantalla?

Para hacerte la vida más fácil te cuento 5 pequeños cambios que puedes incluir en tu día a día para ser más activo y saludable casi sin darte cuenta.

- Adiós ascensor, hola escaleras: nunca, nunca, nunca cojo el ascensor (a no ser que lleve una maleta pesada o similar, que no suele ser a menudo). No lo cojo porque me dan un poco de miedo, y además por pura convicción: subir escaleras pone en marcha tu corazón y te ayuda a tonificar tus piernas y tus glúteos. Lo mismo en el metro: opta por las escaleras tradicionales en lugar de las mecánicas. En pocas semanas notarás la diferencia.

- Introduce un vegetal en cada comida: da igual si haces 3 o 5 comidas al día, introduce siempre por lo menos un vegetal (una fruta, hortaliza, legumbre o verdura) en cada comida. Puede ser una tostada con aguacate en el desayuno, una ensalada en la comida, una manzana a media mañana, un plato de legumbres, un yogur con fruta en la cena... Hay mil opciones como para no repetir ni aburrirte.

- Haz ejercicio al levantarte: es el momento en que no hay ninguna excusa para no moverte un poco, y no tiene por qué ser un entrenamiento tremendo, con 5 minutos es suficiente. Con repetir un par de veces el saludo al sol de yoga, hacer una pequeña secuencia de ejercicios básicos como sentadillas y flexiones, saltar 5 minutos a la cuerda... Te ayudará a activarte nada más salir de la cama y afrontarás el día con más energía.

- Compra en el mercado y cocina en casa: opta por comprar alimentos en lugar de productos, aunque tengas que invertir un poco más de tiempo en cocinarlos en casa. Te ahorrarás muchas grasas trans, azúcares añadidos e ingredientes poco deseables: sabrás exactamente qué es lo que comes y te asegurarás de que es saludable. Puedes dedicar el domingo por la tarde a preparar la comida de la semana y dejarla lista en diferentes tuppers.

- Cambia los refrescos por agua: imprescindible para llevar una vida más saludable. Da lo mismo que tomes refrescos con o sin azúcar: limita su consumo para las ocasiones especiales (alguna celebración, cuando salgas a comer fuera de casa, etc). En tu día a día bebe agua, tanto en las comidas como entre horas. En invierno las infusiones también son muy socorridas.

Estos son cambios muy pequeños que te pueden traer muchos beneficios si los llevas a cabo de manera constante. ¿Te apuntas?

Imagen | Pixabay  

0 comentarios: