Los 3 errores del autónomo novato (y cómo evitarlos)

9:00 Lady Fitness 0 Comments


Esto es un offtopic como una casa, pero creo que habrá algunas personas a las que les vendrá bien conocer la experiencia de primera mano, porque ya les está tocando o porque les tocará en un futuro. Así podéis aprender de mis errores, que no han sido pocos, pero aquí estoy, sobreviviendo. Y es que ser autónomo en estos días es sobrevivir.

¡Vas a ser autónomo!

Ha llegado el día y, por H o por B, has decidido hacerte autónomo. Tú estás nervioso y contento porque por fin vas a ser tu propio jefe y vas a poder tomar decisiones. Tu madre, si es clásica, estará preocupadísima porque no vas a tener un "contrato indefinido" o no tienes esa "seguridad" que te da una oposición y, en general, por todo lo que se avecina, que para eso es tu madre.

Tú comienzas con mucho entusiasmo tu aventura como autónomo y crees que puedes hacerlo todo en tu mini-empresa (porque eres una pequeña empresa). Este es el PRIMER ERROR de un autónomo: creer que no necesita ayuda de nadie y que él solo puede hacerlo todo.

Quizás al principio sea así, pero en cuanto tengas un poco de volumen de trabajo te va a costar llegar. Incluso al principio, con todo el papeleo que conlleva ser autónomo, puede llegar a ser un buen dolor de cabeza.

¿Mi consejo? Busca ayuda. Por ejemplo, yo no llevo nada bien el tema financiero: me cuesta muchísimo entender según qué cosas, así que al principio (no desde el principio del todo, y ojalá lo hubiera hecho) contraté a una gestora. Ella se ocupa de todos los temas financieros y yo solo le tengo que mandar el libro de gastos e ingresos al final del trimestre. Un dolor de cabeza menos, y más tiempo para dedicarle a mi trabajo. (Si buscáis una buena gestora, pedidme el contacto y os lo doy encantada).

¡Tengo que llegar a todo!


Si eres autónomo seguramente trabajarás en tu propia casa o en un espacio de co-working: estos son espacios donde los horarios laborales no están muy delimitados y corres el riesgo de trabajar más de la cuenta

Sí, lo que estás oyendo. Si cuando trabajabas para terceros estabas deseando que llegara tu hora de salida para salir disparado por la puerta, te garantizo que una vez que te haces autónomo puedes llegar a trabajar muy a gusto unas 10 horas diarias. Y encima sentirás que te falta tiempo y que no has hecho todo lo que deberías.

Este es el SEGUNDO ERROR de un nuevo autónomo: no delimitar las horas de trabajo. En una conferencia de Josef Ajram, y aunque no es santo de mi devoción, dijo una cosa muy interesante. Nos explicó la regla de las 8 horas: 8 horas para dormir, 8 horas para trabajar y 8 horas para disfrutar. Así es como él organiza su día.

Y así me propuse hacerlo: el reto de no trabajar más de 8 horas por día era complicado, pero llevo ya un tiempo así y me va fenomenal. Tener una hora "de cierre" estipulada me ayuda a separar el trabajo de la vida personal y social, a no tener siempre la cabeza en el curro y a disfrutar más de ambas cosas. Además, esto me lleva al tercer punto...

Tu tiempo es dinero: sé productivo


Si quieres llegar a hacer todo el trabajo que debes sacar en 8 horas tienes que ser muy productivo. Esto es: aprovechar al máximo todas tus horas de trabajo, evitando las distracciones y sacándoles todo el partido posible.

Es fácil distraerse si trabajamos en casa, por lo que es muy útil destinar una habitación de la casa (o al menos un pequeño espacio) solo al trabajo. Con la tecnología bastará con una mesa con un ordenador y una libreta; no necesitamos más. Pero ese será nuestro espacio para trabajar, y mientras estemos allí no nos distraeremos.

El TERCER ERROR más común de los autónomos es el de distraerse con el vuelo de una mosca: es fácil perderse en las redes sociales, en lecturas en la web o en cualquier otra cosa que nos hace perder tiempo. Piensa que a partir de ahora tu tiempo es dinero, y cada momento en que no estás produciendo de esas 8 horas destinadas al trabajo es dinero que estás perdiendo.

Que quede clarísimo que yo he cometido los 3 errores, sin fallar ninguno: me he cargado innecesariamente de trabajo por no querer delegar, he destinado horas y horas (y horas) al trabajo y eso me llevó a ser poco productiva (y por eso necesitaba más tiempo para trabajar; es la pescadilla que se muerde la cola).

Pero lo importante es aprender de los errores, ¡y espero que los míos os sirvan a vosotros!

0 comentarios: