Análisis TomTom Runner Cardio: ¿por qué me gusta para entrenar?

9:00 Lady Fitness 0 Comments


Hoy os vengo a hablar del reloj que utilizo para monitorizar mis entrenamientos: el TomTom Runner Cardio, un reloj muy completo y perfecto para preparar los distintos retos de carrera que tengáis por delante.

¿Qué caracteriza al TomTom Runner Cardio?

Ejemplo de un entrenamiento por intervalos: se pueden ver claramente los cambios de ritmo y de frecuencia cardíaca.

Una de las características más importantes del TomTom Runner Cardio, y que fue la que me hizo decidirme por este reloj en lugar de otros, es que tiene el pulsómetro integrado en la muñeca. Antes había utilizado otros relojes con pulsómetro de banda pectoral que me han ido bien para actividades indoor, por ejemplo para spinning, pero a la hora de correr se movían y era incómodo llevar la banda con el sujetador deportivo. El pulsómetro integrado en la muñeca es más cómodo e igual de preciso que una banda pectoral.

Además, como la mayoría de relojes para carrera, el TomTom Runner Cardio lleva GPS que monitoriza tus rutas de carrera ofreciéndote luego los datos de kilometraje y altimetría del terreno. Al conectarlo a su app específica de entrenamientos, TomTom Sports, nos dará todos los datos que queremos saber sobre la carrera: kilómetros por hora, velocidad media, velocidad en cada kilómetro, kilómetro más rápido, lugar donde ha registrado las pulsaciones más altas...


¿Cómo son los entrenamientos?

Ejemplo de algunos de los datos que podemos ver en la app (el reloj se conecta por cable o por bluetooth).

Dentro del modo de entrenamiento tenemos muchas posibilidades para realizar entrenos diferentes:

  • Sin objetivos definidos: salir a correr y listo.
  • Objetivos: de distancia, de tiempo o de calorías.
  • Entrenamiento de intervalos: programamos el calentamiento, los intervalos de trabajo, los de descanso, el número de series y la vuelta a la calma. Cada uno de estos parámetros podemos definirlo por kilómetros y metros o por tiempo.
  • Entrenamiento por vueltas: podemos definir las distintas vueltas por tiempo, por distancia o de modo manual. En el modo manual, cada vez que completemos una vuelta simplemente tenemos que tapar con la mano la esfera del reloj para que la contabilice (en realidad hay que tapar el sensor de luz que tiene a la derecha de la esfera, pero si vamos corriendo y no queremos bajar la velocidad para mirarlo con poner la mano encima del reloj nos vale).
  • Entrenamiento por zonas: pueden ser zonas de ritmo (establecemos el intervalo en el que nos queremos mantener), de velocidad (establecemos a cuántos kilómetros por hora queremos correr) o de frecuencia cardíaca. Las zonas de frecuencia cardíaca podemos establecerlas nosotros mismos o utilizar las que vienen predefinidas según nuestra edad en el pulsómetro.
  • Entrenamiento de competición: podemos entrenar contra nosotros mismos (si vamos a realizar una ruta de entrenamiento que ya hayamos hecho) o contra alguna de las incluidas en la app.
En todo momento el TomTom Runner Cardio nos mantiene informados de todos los parámetros que necesitamos en tiempo real: nos podemos desplazar de forma fácil con su joystick por las diferentes pantallas para ver los diferentes datos.

Además, tiene modalidad para registrar nuestro entrenamiento al aire libre (coge la señal del GPS) o para registrar un entrenamiento indoor en la cinta.

Lo mejor y lo peor del TomTom Runner Cardio

De izquierda a derecha: así vemos nuestra frecuencia cardíaca en tiempo real durante la carrera / distintos tipos de entrenamiento / cuánto tiempo hemos estado en cada zona de frecuencia cardíaca

  • En contra: es un reloj un poco grande, a veces tarda un poco en coger la señal del GPS. Es necesario conectarlo periódicamente a la app (físicamente en el ordenador o a través del bluetooth) para mantener actualizado el QuickGPS. La app no se conecta con algunas de las aplicaciones que más se utilizan para registrar los tiempos.
  • A favor: su manejo es muy intuitivo y sencillo y cubre todos los tipos de entrenamiento que podemos necesitar. Las señales por vibración son claras y fácilmente identificables. Es muy fácil ver nuestros datos en tiempo real incluso en carrera. Tarda muy poco en cargarse (unas dos horas como máximo) y su batería tiene una duración muy larga (dos semanas de entrenamiento saliendo a correr 4 días).
Personalmente lo que más me gusta es la posibilidad que da para hacer entrenamientos por intervalos: se pueden programar de manera muy sencilla, te indica en todo momento el tiempo o metros que te faltan para terminar los intervalos y te dice en qué zona de entrenamiento te encuentras en cada momento. 

El modelo que yo tengo es el primer TomTom Runner Cardio que salió: ahora tenéis el TomTom Runner 2 Cardio (es multideporte y realiza seguimiento de las pulsaciones durante todo el día) y el TomTom Runner Cardio + Music, que además tiene 3 GB para almacenar música, ideal si no quieres llevarte el móvil y entrenar solo con el pulsómetro y tus cascos bluetooth, ¡perfecto para las carreras!.

Imágenes | TomTom  

0 comentarios: